En La Lombilla, una pequeña colina al este del pueblo, se encuentra la gran mayoría de las bodegas de Leza; son cuevas horadadas en la tierra que sirvieron en su momento para la elaboración de ricos caldos y que, con los tiempos, han sido desplazadas por otros edificios más funcionales pero nunca tan entrañables.

Euskara